Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2013

Tipos de violencia

La Organización Mundial de la Salud define a la violencia como el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como una amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

El elemento esencial en la violencia es el daño, tanto físico como psicológico. Este puede manifestarse de múltiples maneras (por ejemplo, los estímulos nocivos de los que depende) y asociado igualmente, a variadas formas de destrucción: lesiones físicas, humillaciones, amenazas, rechazo, etc.

La preparación física y la estética

Un cuerpo estético es aquel que puede verse bonito, no necesariamente es musculoso y atlético, puede ser delgado u obeso, pero sano y fuerte.

Ahora, siempre que se piensa en iniciar una disciplina de preparación física, se tiene una meta a alcanzar; ésta puede ser capacidad suficiente para realizar un deporte, tener mejor condición física o mejorar nuestro aspecto corporal.

Anaximandro de Mileto: Todo surge del apeiron

Si todo se origina del agua, como había propuesto Tales, entonces no existiría el calor ni el fuego, pues el agua no engendra fuego, si no que lo destruye. Además, ¿cómo puede suceder que el agua se transforme en algo completamente distinto a ella misma?, unas veces en aire, otras en tierra, etc. Anaximandro no está de acuerdo con la tesis del maestro.

¿De dónde surge todo?


Anaximandro pensó que el elemento primero del cual surgen todas las demás cosas habría de ser como una masa indiferenciada -indefinida- de enorme extensión, en la que los elementos contrarios -frío-calor, seco-húmedo, etc.- aún no estaban completamente fusionados. A este elemento primigenio Anaximandro lo llamó apeiron, que significa: lo indeterminado o lo indefinido; y se caracteriza por ser inmortal e indestructible, además de moverse por sí mismo.

Historia de el reloj

Durante la edad media se inventó el reloj mecánico, cuyo antecedente es el sol y el agua.
El principio básico del reloj mecánico consiste en aplicar dos fuerzas: la primera, proporcionada por una pesa grande que hace presión hacia abajo y la segunda por el vaivén de un péndulo que hace girar engranes de distintos tamaños a velocidades diferentes pero manteniendo un ritmo constante, por lo que mientras la aguja del horero avanza lentamente, la del minutero lo hace con mayor rapidez.